verse el ombligo

Hace unos días haciendo investigación para el proyecto de un cliente, varios sitios web en los que navegaba me arrojaron publicidad sobre un mismo tema, días antes había buscado ese otro tema en varios sitios.

En el momento no caí en cuenta del asunto, pero después reflexionando, me di cuenta de que las cookies de mi navegador habían manipulado a los sitios web que navego con frecuencia para realizar un tracking de mi surfeo en la web y hacerme llegar ofertas sobre un producto que ya uso, ya conozco y que de hecho comercializo como parte de mis servicios de diseño gráfico.

Verse el ombligo

Si bien la publicidad hoy día se nutre de nuestros hábitos de consumo, navegación, tránsito, compras, no-compras, deseos y comunicaciones, hemos empezado a caer en el extremo de la hipersegmentación, tanto que una sola búsqueda en Internet, hizo que mis perfiles de publicidad se enfocaran en un solo producto, que además ya uso y del que estoy 100% convencido. Publicidad tirada a la basura.

Reflexionando un poco, no hace falta mucho para ver que esta hipersegmentación también no hace crear clusters endógenos; esferas de gustos siempre similares; y así siempre acabamos teniendo los círculos cerrados de los mismos amigos, de preferencias políticas, de opiniones, de gustos musicales, artísticos, literarios y hasta pornográficos.

La hipersegmentación hace que las recomendaciones del itunes o de facebook, pinterest o cualquier otra red social, solo se basen en mi librería musical , o los libros que tengo en mi kindle, o en la zona geográfica donde transito a diario entre el trabajo y mi hogar. Me ofrecen opciones que no son opciones porque están cerradas a lo que ya conozco, ya se, ya me gusta, y alo que le di like en mis varios perfiles. Hemos perdió el serendipiti, la acción eureka!, el error maravilloso de la apertura a otros mundos, otros lugares y otros espacios.

Todos somos muy ínfimos para contenerlo todo dentro de nuestros propios gustos, y si dejamos que las máquinas sigan dictándonos nuestros propios gustos de música para escuchar, que libro debemos leer, que pareja debemos pretender… el futuro de la humanidad es la extinción… o tal vez no, pero seguro será mucho más aburrido… ¿o no?